La castidad.

Me gusta el bosque. Es un fastidio vivir en las ciudades, pues hay en ellas demasiados lascivos. ¿No es preferible caer en manos de un asesino que en los sueños de una mujer lasciva? Mirá esos hombre; con sus miradas están dando a entender que no conocen nada mejor en la tierra que acostarse con una mujer. Hay fango en

Leer más

Amor al prójimo.

Te acercás al prójimo con solicitud y alabás con bellas palabras ese acercamiento. Pero yo te digo que tu amor al prójimo se debe a que te amás mal hacia vos mismo. Te escapás al prójimo huyendo de vos mismo y te empeñás en considerar que esa es una virtud: pero a mí no me engaña ese desinterés. El “tú”

Leer más