Amor.

Mis experiencias me dan derecho a desconfiar, en general, de los llamados impulsos “desinteresados”, de todo el “amor al prójimo”, siempre dispuesto a corregir e intervenir. Considero al amor como una debilidad, como un caso específico de la incapacidad para resistir a los estímulos. Únicamente los decadentes califican la compasión de virtud. A los compasivos les reprocho que pierdan con

Leer más

El arte.

A mi forma de ver las cosas, he aprendido a comprender el arte como una las maneras más ilustrativas y esplendorosas de exponer, enseñar y expresar, toda aquella grandeza, aquella inquietud y curiosidad intelectual, aquella creatividad sana, correcta y educativa, en un máximo esplendor, que lamentablemente hoy es reprimida, acosada, corrompida, prostituida, degradada, he ignorada, por esta demiurgica época de

Leer más
1 2