Jardín Lankester describe variedad de Guaria de Turrialba

Cartago Actual.- Especialistas del Jardín Botánico Lankester (JBL) y de la Universidad de Costa Rica (UCR) describieron recientemente una variación de la guaria turrialbeña (Cattleya dowiana), especie que ha sido catalogada por los amantes de las orquídeas como “la flor más bella del mundo”.

Esta variación es cultivada en la ciudad de Turrialba por Julio Carmona, a quien el JBL le dedicó la descripción científica con el nombre de Cattleya dowiana forma carmoniana.

Esta orquídea se distingue por tener un labelo con grandes manchas de color amarillo dorado, en vez de rayas doradas; una garganta color vino muy oscuro casi negro y un borde color magenta.

Cattleya dowiana var. carmoniana

Cattleya dowiana var. carmoniana

“Con sus pétalos y sépalos amarillos y su contrastante labio de un profundo color vino surcado de finas rayas doradas, la guaria turrialbeña puede a razón de competir por el título de “the world most beautiful flower”, afirma el investigador del JBL, Franco Pupulin.

Pupulin comentó que el nombre nativo con que se le conoce a esta especie en Costa Rica es un reconocimiento a la región que se considera la “cuna” de Cattleya dowiana, en cuyas tierras bajas y templadas crece en condiciones silvestres.

Además de Costa Rica, esta especie se conoce también en Panamá, mientras que en las montañas de Colombia vive una hermana cercana que los botánicos consideran una especie distinta o una subespecie de la guaria de Turrialba (aurea), aunque carente de la venación que tiene el labio de la nueva variación de la guaria Turrialba.

La Cattleya dowiana fue descubierta en Costa Rica en el siglo XIX. En esta época causó “fiebre” entre los cultivadores de orquídeas europeos, ya que era la única especie del género Cattleya con flores amarillas y una promesa para la hibridación.

Esta explotación ha cobrado un precio elevado a las poblaciones silvestres de la guaria turrialbeña, que actualmente se encuentran ya casi exclusivamente en los rincones más remotos de las áreas protegidas de Costa Rica.

El Jardín Botánico Lankester mantiene en cultivo un gran número de plantas de Cattleya dowiana, resultado de los numerosos decomisos de plantas extraídas ilegalmente de la naturaleza, realizados en el país por el Ministerio de Ambiente.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *