La relación con El Corán

Siete consejos para aumentar la relación con El Corán.

“¡Señor! ¡Mi pueblo ha cobrado aversión a este Corán!”  [Surah 25:30]

¿Sos una de esas personas que rara vez toman El Corán? ¿Lo lees diariamente pero no llega a tener el impacto que debería de darte? Cualquiera que sea el caso, éstos son unos simples consejos que pueden ayudarte a conectarte con El Corán.

1. Antes de tocarlo, mirá tu corazón.

La clave para ser beneficiado por El Corán es analizar primero tu corazón. Preguntáte, honestamente, por qué lo estás leyendo. ¿Es solo para conseguir información y luego que quede en el olvido? Recordá que el Profeta Mahoma fue descrito por su esposa como un “Corán caminante”; en otras palabras, no solo leía y recitaba El Corán, él lo vivía.

2. Hacé tu Wudu (ablución).

Hacer tu Wudu es una buena preparación física y mental para recordarte que no estás leyendo un libro común. Estás a punto de interactuar con Dios, así que estar limpio debe ser una prioridad cuando te vayas a comunicar con Él.

3. Leé al menos cinco minutos todos los días.

Con demasiada frecuenta, pensamos que debemos de leer El Corán por al menos una hora completa. Si no estás en el hábito de leer regularmente, esto se vuelve demasiado. Comenzá con cinco minutos diarios. Si tomás en serio el primer consejo (mirar tu corazón), notarás que esos cinco minutos se convertirán en diez, luego en media hora, luego en una hora y quizás mucho más.

4. Aseguráte de entender lo que has leído.

Cinco minutos de leer El Corán en árabe es bueno, pero necesitás entender lo que estás leyendo. Aseguráte de tener una buena traducción de El Corán en tu idioma materno. Siempre tratá de leer una misma traducción y no distintas versiones.

5. Recordá, El Corán es más interactivo que un juego.

En una era de tecnología interactiva y multimedia, mucha gente cree que los libros son ya aburridos, pero El Corán no es así. Recordá que cuando leés El Corán, estás interactuando con Alá. Te está hablando, así que prestá atención.

6. No solo lo leas; escuchálo también.

Si aún así la lectura te parece pesada, hay varias maneras de tener El Corán, como los CDs, con traducciones muy buenas. Es una buena idea para escucharlo en el reproductor de música o en el auto. Aún así, usálo como una adición a tu lectura diaria, no como su sustitución.

7. Hacé el Dua (súplica o invocación).

Preguntále a Alá a guiarte al leer El Corán. Tu objetivo es interactuar con Él mediante la lectura, aplicando y entendiendo sus palabras. Hacer el Dua a Alá por su ayuda y dirección será tu mejor herramienta para hacer esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *