Sin recompensas.

Toda la vida, en algún momento, nos creemos y nos ilusionamos esperando alguna cierta “recompensa” o algun tipo de “sorpresa” de parte de otra persona. Nosotros lo damos todo y aunque está bien dicho que “no pidas nada a cambio por lo que tú des”, indirectamente siempre esperamos algo de otra persona, si no es lo mismo o parecido a lo que hacés o das, simplemente algo que haga ver nuestra recompensa por lo bien (o mal) que vamos con las cosas.

Cuando terminás una relación te pasás días, semanas, meses…, machado y podrido pero con cierta fe e ilusión de que la otra persona está sufriendo por vos, te echa de menos, y está deseando al menos escuchar tu voz para saber como estás.

Ya que, indirectamente, nos sentimos culpables de todo lo malo que le pase a esa persona porque tiempo atrás siempre estabas ahí en todo. No caigamos en el error. Como bien acabo de decir, nos ilusionamos y pensamos que es así y nos puedan llegar a sorprender. Nada más lejos de la realidad, no es así.

Con una sola llamada, conversación, o mensaje, te das cuenta que solo estás haciendo el ridículo. Mientras la otra persona le da igual todo y se dedica a decirte que la dejés en paz y hagás tu vida, has estado soñando día y noche con que esa persona hacía lo mismo vos y en el fondo deseaba hablarte, estar a tu lado o simplemente saber de vos.

Te sentís ridículo nuevamente, tristeza, rabia, odio… así transcurren tres sentimientos en menos de cinco segundos por lo que acaba de suceder. Pero no, la última, odio, difícil sentirlo cuando amabas a tu pareja, amistad realmente. Si alguien de verdad te quiere o te quiso, tarde o temprano, siempre volverá, mientras, no esperés nada e intentá no soñar porque transformarás tu vida en una pesadilla.

Nunca esperés nada de nadie y así no seremos defraudados. Suerte a aquellas personas que les den y les sorprendan día a día y enhorabuena. A los que no, adelante. Sé vos mismo y no dejés que esas desilusiones acaben con vos y con tu ilusiñon, por la vida, la amistad, y el amor. Eso sí, lo mejor es aprender a volar solos, no vaya a ser que tanta espera de algo o de alguien se demore hasta acabar estampados en nuestra querida estampa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.