Amor al prójimo.

Te acercás al prójimo con solicitud y alabás con bellas palabras ese acercamiento. Pero yo te digo que tu amor al prójimo se debe a que te amás mal hacia vos mismo. Te escapás al prójimo huyendo de vos mismo y te empeñás en considerar que esa es una virtud: pero a mí no me engaña ese desinterés. El “tú” es anterior al “yo”; el “tú” ha sido santificado pero el “yo” no lo ha sido aún. ¿Por eso se desvive el hombre por el prójimo? ¿Qué si te aconsejo amar al prójimo? Más bien, te aconsejo que huyás del que tenés más cerca y que amés al que está más lejos de vos. El amor al que está lejos y al que está por venir es más elevado que el amor al prójimo; el amor a las cosas y a los fantasmas es más elevado que el amor a los hombres. Ese fantasma que va delante tuyo, es más hermoso que vos; ¿por qué no le das tu carne y huesos? Pero te da miedo y corrés a unirte a tu prójimo. No te soportás a vos mismo y no te animás lo suficiente; por eso pretendés inducir al prójimo a que ame para pavonearte con su error.

Ojalá que no pudieras soportar a tantos prójimos y a tantos vecinos tuyos, porque entonces tendrás que crear a tu amigo y su corazón abundante sacándolo de vos mismo. No sólo miente el que habla en contra de lo que sabe, sino, sobre todo, el que lo hace en contra de lo que no conoce. Y así es como hablás de vos hacia los demás, mintiéndoles a ellos y a vos mismo. El necio dice que el trato con la gente perjudica el carácter, sobre todo cuando no se tiene. Unos se dirigen al prójimo porque se buscan a sí mismos; otros quisieran evadirse de sí mismos. Como te amás mal a vos mismo, la soledad se convierte para vos en una cárcel. Los que son más lejanos, sufren las consecuencias de su amor al prójimo y en cuanto se juntan cinco, siempre ha de morir un sexto. No me gustan tampoco tus fiestas; siempre me he encontrado en ellas demasiados comediantes, y hasta los espectadores se comportan con frecuencia como comediantes.

No te recomiendo al prójimo, sino al amigo. Que el amigo sea por vos la fiesta de la tierra y un presentimiento de los que será el superhombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.