La castidad.

Me gusta el bosque. Es un fastidio vivir en las ciudades, pues hay en ellas demasiados lascivos. ¿No es preferible caer en manos de un asesino que en los sueños de una mujer lasciva? Mirá esos hombre; con sus miradas están dando a entender que no conocen nada mejor en la tierra que acostarse con una mujer. Hay fango en

Leer más