El arte.

A mi forma de ver las cosas, he aprendido a comprender el arte como una las maneras más ilustrativas y esplendorosas de exponer, enseñar y expresar, toda aquella grandeza, aquella inquietud y curiosidad intelectual, aquella creatividad sana, correcta y educativa, en un máximo esplendor, que lamentablemente hoy es reprimida, acosada, corrompida, prostituida, degradada, he ignorada, por esta demiurgica época de hierro, donde el herrumbre y la falsedad hoy se imponen de anfitriones.

Las hipócritas, materialistas, y falsas doctrinas, costumbres e ideologías, que el demiurgo nos ofrece con sarcástica certeza de aceptación, son las principales responsables de la degradación y distorsión del verdadero sentido del arte.

Hoy el arte es corrompido y manipulado, por gentes codiciosas y aburguesadas, por políticos corruptos, sin valores, orgullo, honor y dignidad, con egoístas y injustos intereses de por medio, como cuando tratan de usarlo como una herramienta para quedar bien, ante la sometida y cansada sociedad, con esos escasos murales artísticos, que hoy brillan por su ausencia en nuestras ciudades, y esos supuestos, festivales de las artes, plagados de influenciados filo marxistas, de jipis y olorosos rastas, disfrazados de ecologistas y amantes de la naturaleza, y de defendidos y amparados, homosexuales, donde como campaña de político liberal, se trata de atontar y distraer a la sociedad, de la acongojante y deprimente situación nacional.

Hoy el arte es manociado, manipulado, y rebajado, por engendros, por creaciones del pecado, por homosexuales y lesbianas, que inmoralmente exigen de él, su representación, de la camuflada enfermedad, mental, física y moral de la cual son víctimas. Todo eso a vista, tolerancia y paciencia del gobierno y la sociedad, amparados con estúpidos esquemas humanistas, que dicen que la homosexualidad es natural, cuando no hay que tener más de una neurona en las vísceras, para darse cuenta que es todo lo contrario. Hoy el arte es ridiculadizado, violado y vulgarizado, como cuando un grupo de homosexuales, exigieron imponentes, una de las ya ultrajadas y faranduleadas vacas del famoso “cow parade”, en nombre de ellos, como si se tratara de un grupo de masacrados y perseguidos mártires de las causas más humanistas, de esta detestable y oscura época del kali yuga.

Mucho tiempo hemos perdido, si encontrar y entender el verdadero sentido del arte. El arte no es dejar que una criatura inocente, muera de frío y de hambre, en nombre de un sudra inadaptado. Como cuando un comunista de Nicaragua que se hace llamar a sí mismo, artista, dejó amarrado a un esquelético perro en una supuesta exposición de arte, sin agua, ni comida, hasta que muriera en nombre de uno de los incultos conciudadanos del autor de semejante acto, que murió bajo las mandíbulas de dos furiosos perros, al meterse a robar en un taller en Costa Rica.

El arte no se puede generalizar, solo con un puñado de elementos llamativos, tampoco como una mezcolanza de diferente acuarelas, plasmadas con rayitas y garabatos, en una tela enmarcada por el más puro y fino roble, al ajudaicado estilo Picasso, como en las lujosas y custodiadas galerías de afeminados silcovonches. El arte no es solo una tropa de coloridas y manociadas vacas repartidas en un tumulto de concretos, asfaltos, vagabundos y alquitrán, que hoy nos atrevemos a llamar, capital de una costa privilegiada en riquezas.

El arte es saber amar y hacer sentir bien a la mujer que pretende, el arte es ser digno y capaz de entender la grandeza, que en nuestra estirpe puede descansar, el arte es poder encontrar la expresión correcta, con ayuda de las palabras de los arquetipos del recuerdo de la sangre, el arte es marcar la diferencia y desconfiar de la verdad, el arte es preferir una cabaña en las montañas que un palacio en la ciudad.

El arte puede estar desde el retrato más sencillo y noble, hasta la más grande e impetuosa obra arquitectónica y saber comprenderlo en una esencia auténtica y real es lo que hace que sea algo más que lo normal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.